Cuando hablamos de medicina estética necesariamente hablamos de belleza o mejora del aspecto físico. El concepto de belleza es  muy amplio y no sólo describe la apariencia externa sino que, también, es una combinación con la belleza interior que incluyen factores psicológicos como la elegancia, inteligencia, personalidad, etc.

Dependiendo de la cultura, país o época la belleza puede tener distintos cánones derivados de sus sociedades. Distintos ejemplos son los asiáticos que buscan tener una piel lo más blanca posible y ojos “occidentalizados” o los países occidentales donde se busca tener una piel bronceada y rasgos exóticos. Es el mundo al revés.

Que nos vende la prensa y la televisión sobre la medicina estética

Desafortunadamente hoy en día la prensa y televisión se enfoca más en los desastres estéticos de los famosos que en los aciertos, quizás porque éstos últimos son más difíciles de descubrir al haber conseguido un resultado natural. Y es esto lo que se busca con la medicina estética cuando es realizada por médicos con experiencia en centros médicos reconocidos. La medicina estética busca mejorar y recuperar la belleza del paciente, siempre siendo fiel a su fisionomía y estructura. Es decir, podemos recuperar la forma de la cara que el paciente tenía algunos años atrás pero no podemos (ni debemos) añadir formas ni contornos que esa persona no tuvo en su infancia o juventud.  La medicina estética no es un servicio en el que se pueda pagar por conseguir cualquier resultado. La honestidad del médico le hará ver qué resultados se pueden esperar y cuáles no son posibles.

mitos-medicina-estetica

Resultados desastrosos mostrados en los medios de comunicación hace que, sobretodo las mujeres, requieran de hasta 10 años en tomar la decisión de realizarse algún tratamiento. Por ello es imprescindible entablar una conversación con su médico sobre cuáles son las áreas que más le preocupan debido a los signos del envejecimiento.

¿La medicina estética trata de frenar el envejecimiento?

Con la medicina estética no tratamos de frenar el envejecimiento (que es una señal positiva de que seguimos viviendo) sino que tratamos de conseguir que lo hagamos de una forma más plena y feliz sin perder nuestra fisionomía original. Sino teníamos pómulos prominentes con 25 años no podemos exigir tenerlos con 50, sino teníamos unos labios carnosos tampoco podemos exigir que nos los rellenen para tenerlos, etc. Las arrugas son parte del movimiento de nuestros músculos al gesticular, reírnos, hablar, etc. Podemos relajar un poco esa musculatura facial para que disminuyan las arrugas pero no debemos tratar de eliminarlas por completo porque a partir de los 35 años esto es simplemente antinatural.

medicina-estica-isabel-gemio

Como puede ayudarme la medicina estética

Por lo tanto con la medicina estética siempre vamos a tratar de mejorar algunos aspectos de la belleza que hemos ido perdiendo con el paso de los años pero siempre buscando la naturalidad de los resultados. Por lo tanto cuando hayamos tomado la decisión de comenzar un tratamiento deberemos pensar a largo plazo. Nuestro médico nos planteará un calendario de tratamientos para que el resultado se vaya consiguiendo progresivamente y no de forma inmediata. Siempre se deberá buscar la naturalidad de los resultados y no exigir sobrecorreciones y resultados a corto plazo.

feas-por-medicina-estica

Que factores se tendrán en cuenta para valorar la intervención de medicina estética

Se tendrán en cuenta factores como una fotografía de cuando éramos más jóvenes para valorar la estructura de la cara. Los huesos, músculos y grasa cambian con el tiempo y modifican nuestro aspecto. Los cambios de peso a lo largo de los años conducen a la flacidez, pérdida de volumen y desplazamiento de los depósitos grasos de la cara. Los movimientos gesticulares repetitivos junto con los cambios en la textura de la piel debido a la polución, hábitos de vida, etc. desembocan en pliegues, arrugas o surcos cutáneos.

famosas-medicina-estica

Que técnicas se pueden aplicar en medicina estética

Mediante diversas técnicas planificadas en el tiempo podemos redibujar el perfil de los labios y recuperar discretamente su volumen, así como reposicionar el volumen perdido en los pómulos y suavizar las arrugas faciales relajando su contracción, mejorar y regenerar la textura de la piel, etc.

medicina-estetica-famosa

Productos que se utilizan en medicina estética

Productos como el ácido hiarulónico, el bótox, los peelings, las vitaminas están a la disposición de los profesionales médicos para mejorar estos aspectos citados anteriormente. Siempre con discreción y naturalidad, huyendo de los excesos y manteniendo una conversación y seguimiento con el paciente para manejar las expectativas de forma realista. La medicina estética no es una frivolidad que pueda comprarse como quien compra una chaqueta o un perfume, huya de las ofertas y busque siempre un médico reconocido y con experiencia que sepa entenderle y hacerle entender hasta dónde se puede mejorar, siempre sin perder nuestra personalidad.