El cuerpo del ser humano experimenta cambios constantes a lo largo de su vida, con la edad, esos cambios se van reflejando en el exterior de todo nuestro organismo, es lo que se llama envejecimiento progresivo.

Este proceso natural comienza a manifestar sus primeros síntomas de manera más evidente  en la piel del rostro, la cual está formada por diversas capas de las que  podemos diferenciar de manera simplificada  3, epidermis, dermis y capa subcutánea, siendo las dos primeras donde se producen los principales cambios o daños  del envejecimiento. 

Epidermis; 

Adelgazamiento progresivo debido a la disminución en la hidratación.

Aumento de la aspereza y empeoramiento de la suavidad por disminución de la renovación celular.

Disminución de la función de protección aumentando su sensibilidad y permeabilidad.

Aumento del tiempo de cicatrización.

Dermis; 

Disminución de la elastina y el colágeno, dando lugar a flaccidez, líneas de expresión y arrugas.

Disminución del número de fibroblastos.

Acido hialurónico deficitario dando lugar a mas arrugas y más visibles.

En qué época de la vida se producen el envejecimiento celular

Es fundamental saber en qué época de nuestro proceso de vida ocurren estos cambios, no para evitar su aparición, pero si para intentar retrasarlos. 

A partir de los 25 años es cuando comenzamos a perder la capacidad de regeneración celular  de una  manera muy sutil aunque no es hasta los 30 (en la mayoría de los casos) o más, donde se reflejan estas variaciones de la piel. 

A partir de los 30. 

Perdida de colágeno y elastina.

Líneas del surco naso geniano comienza a pronunciarse.

La piel se vuelve ligeramente más flácida, y apagada

Comienzan a aparecer las primeras manchas o discromías. 

A partir de los 40.

Líneas de expresión de todo el rostro más marcadas por una lenta renovación celular.

Aparición de arrugas en la frente.

Aparición de patas de gallo en el contorno de los ojos.

Aumento de las manchas de la piel.

Retracción del volumen y definición de los labios.

A partir de los 50.

Aumento de arrugas en el contorno bucal  (código de barras).

Aumento de la pronunciación de las comisuras de la boca (líneas de marioneta) y hundimiento en la punta de la nariz.

Aumento de la pronunciación de las comisuras de la boca (líneas de marioneta) y hundimiento en la punta de la nariz.

Crecimiento del doble mentón.

Profundización del surco nasogeniano.

La piel se vuelve cada vez más flácida y fina.

A partir de los 60.

Los parpados caen.

Las manchas son cada vez más numerosas.

Intensificacion de todos los signos de envejecimiento previamente enumerados.

No todas la personas envejecen de la misma manera ni con la misma rapidez ya que influye la predisposición genética y por supuesto los hábitos de vida que se tengan.

Tratamientos de medicina estética adecuados según mi edad

Es de vital importancia conocer la causa del envejecimiento teniendo en cuenta algunos factores para poder pautar el tratamiento adecuando, será la única manera de mejorar aquello que no nos gusta y prevenir su aparición de manera que sea un éxito. 

prevenir-envejecimiento-celular