Skip to main content

El melasma es una afección cutánea común que se caracteriza por el desarrollo de manchas marrones o grises en áreas expuestas al sol, especialmente en la cara. Estas manchas pigmentadas suelen afectar sobre todo a mujeres, aunque también pueden ocurrir en hombres. 

Características del Melasma

Manchas Pigmentadas: El melasma se manifiesta con manchas de pigmento marrón o gris, que pueden tener un patrón irregular.

Ubicación Común: Las áreas afectadas con mayor frecuencia son la frente, los pómulos, el labio superior y el mentón, zonas que están más expuestas al sol.

Asociación con Hormonas: En muchas mujeres, el melasma está vinculado a cambios hormonales, como el embarazo (melasma gestacional) o el uso de anticonceptivos orales.

Respuesta a la Exposición Solar: La exposición al sol puede agravar el melasma, y las manchas tienden a oscurecerse con la radiación ultravioleta.

Causas del Melasma

Factores Hormonales: Cambios hormonales, como los experimentados durante el embarazo o debido a la toma de anticonceptivos orales, pueden desencadenar el melasma.

Exposición Solar: La radiación ultravioleta puede estimular la producción de pigmento en la piel y agravar el melasma existente.

Genética: La predisposición genética puede aumentar la probabilidad de desarrollar melasma.

Tratamiento del Melasma

Protector Solar: El uso diario y consistente de protector solar es crucial para prevenir la exacerbación del melasma debido a la exposición solar.
Cuidado de la Piel: Productos despigmentantes que contienen ingredientes como ácido kójico, ácido glicólico o vitamina C pueden ayudar a aclarar las manchas.

Tratamientos Dermatológicos: En casos más persistentes, los dermatólogos pueden recetar cremas o geles más fuertes, así como realizar tratamientos como peelings químicos o láser.

Terapia Hormonal: Para casos de melasma relacionado con el embarazo, la afección puede mejorar después del parto, pero en algunos casos, se pueden considerar terapias hormonales.

Importancia de la Consulta Dermatológica

La evaluación de un dermatólogo es esencial para confirmar el diagnóstico de melasma, descartar otras afecciones cutáneas y determinar el mejor enfoque de tratamiento. La atención médica especializada ayuda a personalizar las estrategias de manejo y a garantizar resultados óptimos. Además, un dermatólogo puede brindar orientación sobre medidas preventivas y cuidado continuo de la piel para controlar el melasma a largo plazo.

¿Necesitas una valoración dermatológica?

Solicita cita aquí

RESERVA UNA CITA

RESERVA UNA CITA

RESERVA UNA CITA

RESERVA UNA CITA

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
¿en qué podemos ayudarte?
Call Now Button